Las estafas más comunes a los estadounidenses (2a parte)

El IRS insta a los contribuyentes a detectar las estafas y robos más comunes de información personal y tributaria

Estafas IRS
Pixabay
Negocios 14/08/2020 05:00 María Alba Actualizada 05:01

El Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS por sus siglas en inglés) publicó su lista anual de las estafas más comunes en las que caen millones de estadounidenses para robar su información personal y dinero. 

En la edición de 2020, el IRS tomó en cuenta aspectos relacionados con el coronavirus, los recientes pagos económicos y de desempleo creados para apoyar a las familias afectadas por la pandemia. 

La agencia sugiere que los estafadores suelen aprovechar situaciones como desastres naturales o emergencias mundiales, en este caso el coronavirus, por lo que la lista tiene el objetivo de concientizar a los contribuyentes sobre lo sencillo que es para los delincuentes intervenir con los datos personales de terceros a través de una serie de artificios engañosos que pueden incluir suplantación de identidad, amenazas o mentiras. 

A continuación te dejamos con la segunda parte de las estafas más comunes según el informe. 

Estafas a personas que no hablan inglés 

Los delincuentes eligen como víctimas a sectores de la población con dominio del inglés limitado para sacar provecho. Estos tipos de estafas suelen utilizar amenazas vía telefónica o por grabaciones de voz. Los delincuentes que se hacen pasar por agentes del IRS por lo regular cuentan con parte de la información personal de la víctima como los últimos cuatro dígitos del Seguro Social, teléfonos y direcciones, por lo que es más sencillo engañar a los contribuyentes. 

Visita: Las estafas más comunes a los estadounidenses (1a parte)

Preparadores de impuestos falsos o deshonestos 

Una de las formas más comunes de robo es a través de las personas que ofrecen servicios de declaraciones de impuestos cuando éstas no son honestas o lo hacen con malicia. 

Según el IRS, estas personas aparecen en temporadas de declaraciones para hacer fraudes, perjudicar a los contribuyentes inocentes u orillarlos a cometer acciones ilegales. 

Los preparadores ‘fantasmas’ no firman las declaraciones de impuestos que preparan. Por ley, los preparadores confiables y oficiales deben contar con un Número de Identificación Tributario de Preparador (PTIN) y sólo ellos tienen la autorización de firmar las declaraciones y enviarlas al IRS. 

‘Fábricas’ de ofrecimientos de transacción 

Las autoridades del IRS instan a los contribuyentes a tener cuidado con las empresas que se ofrecen para la resolución de deudas tributarias a través de supuestas liquidaciones de deudas por centavos de dólar con programas como los Ofrecimientos de Transacción (OIC). Este programa sólo está disponible a contribuyentes que cumplen criterios específicos según la ley para reducir las facturas de impuestos. 

Estas fábricas de OIC cobran tarifas costosas y producen solicitudes poco probables para su aprobación.

Los contribuyentes individuales pueden buscar la forma de reducir sus deudas con el Precalificador de Ofrecimiento de Transacción para calificar, esta herramienta permite confirmar la elegibilidad de los contribuyentes y proporciona un monto estimado de ofrecimiento. 

Pagos falsos con demandas de repago 

Los delincuentes realizan estas estafas a través de engaños sobre reembolsos en la cuenta bancaria del contribuyente. 

Primero roban datos personales del contribuyente como el número de Seguro Social o el Número de Identificación Personal de Contribuyente (ITIN) además de la información bancaria. 

Posteriormente estas personas presentan declaraciones falsas y obtienen reembolsos depositados en la cuenta corriente del contribuyente. 

El estafador contacta al contribuyente haciéndose pasar por un agente del IRS para notificarle que hubo un depósito erróneo y le pide que le devuelva el dinero de inmediato o se generarán multas e intereses. 

Los estafadores solicitan el reembolso en tarjetas de regalo específicas. 

Estafas de nóminas y recursos humanos 

Esta clase de estafa se basa en el robo del Formulario W-2 y otra información tributaria a través de un Email Empresario Comprometido (BEC) o Estafa de Email Empresarial (BES). Estas dos vías ofrecen tarjetas de regalo o depósitos directos de empresas y empleados. Los estafadores pueden incluir solicitudes de transferencias electrónicas, pago de facturas falsas para sacar provecho. 

Ransomwares

Se trata de un delito cibernético en crecimiento, anuncia el IRS. El ransomware es un malware encargado de debilitar las computadoras, redes o servidores de las víctimas. 

Es una forma de software invasivo que suele ser descargado por las personas sin darse cuenta, una vez instalado, rastrea las pulsaciones de teclas y otras actividades de la computadora, bloquea datos críticos o confidenciales. 

Los delincuentes solicitan pagos por la información robada a través de monedas virtuales. También envían el malware por correos electrónicos falsos, a través de enlaces, archivos o información falsa sobre coronavirus y causas benéficas. 

Lee: ¿Qué hacer si los cheques de estímulo no han llegado?


 

No te pierdas de las últimas noticias de Vive Usa en Google News, síguenos aquí

Temas Relacionados
estafa IRS dirty dozen